Tipos de Cultivos Hidropónicos


Cultivos y manejo

Se han diseñado cuatro tipos diferentes de cultivo, tres en hidroponía, y un cuarto en suelo que sirve como testigo. Las características de cada uno de ellos se detallan a continuación:
1Cultivo en suelo
Es el cultivo tradicional, el de toda la vida, que se incluye en el ensayo para servir de testigo. Da la referencia del tipo de cultivo que se ha venido haciendo siempre, en cuanto a laboreos, abonado, calidad de la lechuga obtenida, tanto en el aspecto comercial (peso, forma, etc.) como en otros aspectos (sensibilidad a enfermedades, contenido de nitratos, etc.). Como diferencia respecto al cultivo tradicional, se emplea riego por goteo en lugar de aspersión para evitar interferencias con los otros sistemas productivos, aún a riesgo de obtener una menor uniformidad.

Se realiza la plantación sobre suelo, con acolchado negro a una densidad de plantación de 11 plantas / m2. El suelo tiene una aportación previa de 1kg/m2 de compost de estiércol. Se pretende hacer plantaciones seguidas, sin trabajar la tierra hasta que por criterios técnicos se decida laborear.

2Cultivo en perlita



 

Su misión es también la de servir de referencia como cultivo hidropónico. Se utiliza perlita B-12, soportada en unas canaletas plásticas de polipropileno, cubiertas por un acolchado negro.

La densidad de plantación es también de 11 plantas / m2. La solución nutritiva utilizada se aporta en varios riegos diarios, dependiendo de la climatología y desarrollo del cultivo, buscando un drenaje de aproximadamente el 25 %. Esta solución nutritiva será también la que se utilice en los demás cultivos hidropónicos.

Se utiliza calefacción de agua caliente mediante tubo corrugado en sustrato, manteniendo una temperatura en el mismo de 12-14 ºC.
3Cultivo en balsa o en bandejas flotantes

Esta es una de las nuevas formas en desarrollo. La lechuga crece directamente sobre el agua, con la Solución Nutritiva disuelta en ella y en ausencia de cualquier tipo de sustrato.

Las plántulas, las normales para cualquier cultivo de lechuga en taco piramidal de sustrato, se colocan sobre unas bandejas de poliestireno expandido, agujeradas a la densidad adecuada, que flotando sobre el agua soportan el cultivo.

Este tipo de técnica permite una sucesión continuada de plantaciones de forma que, tras recolectar las lechugas, se pueda llevar a cabo la siguiente plantación de forma inmediata en las mismas bandejas que se vuelven a colocar en la balsa de cultivo (salvo que algún aspecto sanitario aconseje su desinfección previa, situación que no presente hasta el momento).

Desde el punto de vista del trabajo exigido, se facilita en gran manera en los momentos de plantación y recolección. Este sistema exige su mecanización y en principio el coste económico nos parece perfectamente asumible.
4NFT
Otro de los sistemas que pretendemos desarrollar en nuestras condiciones. Sus siglas (NFT) en inglés significan técnica de lámina de nutrientes. En este sistema, las plantas crecen también sobre agua pero, como su nombre indica, sobre una lámina de agua en continuo movimiento, enriquecida con la solución nutritiva. En nuestro caso, las canaletas de este sistema tienen una longitud de 3 metros y están

cubiertas con una lámina plástica. En ellas se planta la lechuga, y por un extremo se aporta solución nutritiva, que circula a lo largo de la canaleta (en ligera pendiente) y se recoge por el otro extremo, hacia un depósito del que se impulsa nuevamente, creando de esta forma un circuito continuo de agua que riega a las plantas. A diferencia de la balsa, en este caso son las canaletas con la lechuga plantada las que se desplazan, separándose, variando su densidad a lo largo del ciclo en función del mismo. Un microtubo de riego con una longitud adecuada permite el aporte de agua y nutrientes.

La variación de la densidad de plantación, a lo largo del ciclo de cultivo, se modifica desde las 40 plantas/m2 en su inicio, pasando a las 26 plantas/m2 al completarse el primer tercio del cultivo, finalizando en 13 plantas/m2 en el último tercio del mismo.

De esta forma, obtenemos una densidad media de 21 plantas/m2, que supone una mayor ocupación del invernadero.
 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios nos ayudan a reforzar ideas! escribe el tuyo